Sandalias y Vestidos fluidos

Cuando el calor empieza a apretar y los días son más largos nos apetece vestirnos con prendas veraniegas que nos hagan sentirnos guapas, estilosas y cómodas a la vez. Los vestidos largos, midi o cortos son ideales para esos días. Dependiendo del tipo de calzado que elijas podrás aportar un toque diferente a estos vestidos, desde el más informal hasta el más formal. Te contamos como dar ese toque a tus vestidos de verano.
  Si tu idea es pasar una mañana agradable de compras por la ciudad, puedes optar por unas alpargatas, tanto las de cuña alta como las más bajas son cómodas y versátiles. Son un tipo de calzado atemporal que nos acompaña temporada tras temporada y al que todas nos consideramos un poco adictas, una vez las pruebas no te las quieres quitar. Puedes elegirlas de colores más llamativos como amarillo y rojo o, por el contrario, puedes optar por unas en color cuero o azul marino, dos colores clásicos con los que nunca te equivocas y que puedes combinar con la mayoría de tus vestidos.
Los tacones bajos de dos o tres centímetros son ideales para dar un paseo en tus tardes de verano. Cuando el sol empieza a dar una tregua en un día caluroso te apetece salir a dar un paseo. Eliges tu vestido fluido con un print floral, te calzas tus sandalias MIJAS y tienes un outfit informal pero elegante a la vez, con el que caminarás segura y te sentirás segura. Una seguridad que transmitirás y te hará sentirte bien contigo misma. Puedes elegir tus sandalias en un ante amarillo que da un toque muy alegre a tus pies u optar por un beige que es un color más tranquilo y más conservador, tú eliges.
Las sandalias romanas son siempre una elección perfecta para el verano, combinan con esos vestidos de los que estamos hablando hoy y con infinidad de outfits. En Brenda Zaro hemos adaptado el diseño de unas sandalias romanas y las hemos reinventado dándoles un toque diferente con nuestro modelo ARENA. Tanto en negro como en beige se convierte en un must-have para esta temporada. Estamos seguros quecombinadas con tus vestidos fluidos, tanto cortos como largos se harán imprescindibles, se convertirán en tus mejores compañeras.
Y para las noches en las que quieres ir más arreglada sin perder esa comodidad que te ofrece el poder llevar un vestido fresco pero formal a la vez, te aconsejamos ponerte un vestido baby-doll negro, o si con este tipo de vestidos no te ves opta por un camisero en negro, con una tela de popelina de algodón o de lino, que son tejidos frescos y muy veraniegos. A este tipo de vestido le puedes poner la guinda con tus zapatos, para esta ocasión te proponemos una sandalia de tacón en ante rojo, MASPALOMAS, las tiras entrelazadas en el empeine con remaches planos en color oro le dan un toque de distinción y de elegancia. Su tacón de siete centímetros y medio tiene una forma sinuosa que estiliza tu pierna alargándola. Tiene todas las características para hacerte brillar en esa fiesta o noche de verano a la que estás deseando asistir.

    Como podéis comprobar un vestido veraniego puede tener varias versiones dependiendo de los zapatos con los que elijas ponértelo. Dale tu propio estilo a cada uno de tus vestidos.

Deja un comentario

Para evitar comentarios que afecten a la sensibilidad de nuestros clientes, se revisaran antes de su publicación.